Se cierra la jornada 27 de LaLiga Hypermotion con una variación notable en la clasificación sin los errores cometidos por el VAR.

 

En la jornada 26 encontramos un grave error en el partido entre el Sporting de Gijón y el Real Oviedo. Pablo García derriba a Sebas Moyano con un último contacto sobre la línea del área. Un claro penalti que el colegiado no vio y el VAR no fue capaz de corregir la decisión tomada en el campo. Teniendo en cuenta que el Sporting de Gijón ganó por 1-0, se produjo un desbarajuste en la clasificación sin errores.

 

 

La jornada 25 encontramos un grave error en el partido entre el Espanyol – Levante. Keita Baldé abre el brazo de forma voluntaria y desvía el centro de Óscar Clemente dentro del área. Un claro penalti que condicionó el resultado final, ya que se produjo un penalti en la jugada posterior en el área rival. Esta acción supuso el el Levante no pudiera sumar los tres puntos.

 

 

La jornada 24 encontramos un grave error en el partido entre el Levante – Tenerife. Capa con el brazo abierto y ocupando un espacio, rebaña el balón con la mano dentro del área. Un penalti que se distingue debido a que la mano va hacía el balón, El colegiado no señaló la pena máxima y el VAR no dio señales de vida.

 

 

La jornada 22 encontramos un grave error en el partido entre el Racing de Ferrol y el Espanyol. Pere Milla agarra de la camiseta a Víctor Moya y termina derribando al jugador del Racing de Ferrol en el área. Un claro penalti que ni el colegiado ni el VAR vieron. Esta acción pudo decantar el resultado final a favor del conjunto gallego.

 

 

¿Cómo se ha llevado a cabo la clasificación?

 

Los puntos de cada equipo son modificados en base a los errores del VAR en la LaLiga Hypermotion a favor o en contra. Para realizar esta tabla se tiene en cuenta los cuatro supuestos fundamentales en los que la tecnología debe hacer acto de presencia.

  • Goles anulados de forma errónea.
  • Goles validados de forma errónea.
  • Penaltis no señalados de forma errónea.
  • Penaltis señalados de forma errónea.

Tanto las acciones de expulsión por roja directa como las confusiones de identidad son supuestos que no afectan de forma directa al marcador y por ello no han sido valorados a la hora de realizar la clasificación.