Slavko Vincic – 7,5

 

▪️ CONTROL DEL PARTIDO: Arbitraje muy correcto de Slavko Vinčić a los mandos del encuentro de semifinales entre España y Francia. El colegiado esloveno, que es uno de los árbitros con menor nivel del panorama arbitral, estuvo, sorprendentemente, a la altura del encuentro en todo momento. Supo medir los tiempos del encuentro en todo momento, optando por un criterio permisivo que mantuvo hasta el final. Estuvo especialmente acertado en el aspecto disciplinario.

▪️ REPARTO DE TARJETAS: Slavko Vinčić se llevó la mano al bolsillo de las tarjetas en cuatro ocasiones, todas ellas de forma merecida. La primera de ellas fue para Jesús Navas por una fea entrada sobre Rabiot, la segunda para Tchouameni por una tijera por detrás sobre Morata, una tercera a Camavinga por entrar com excesiva intensidad a Cucurella y la cuarta, en los últimos minutos, a Lamine Yamal por cortar un contragolpe.

▪️ LA POLÉMICA: El encuentro se desarrolló sin acciones polémicas que pudieran complicar la labor del colegiado esloveno.

 

Felix Zwayer – 2,0

 

▪️ CONTROL DEL PARTIDO: Tétrico arbitraje de Félix Zwayer a los mandos de un Holanda – Inglaterra en el que fue difícil hacerlo pero. Comenzó el encuentro cometiendo un grave error al no ver un penalti claro de Dumfries sobre Harry Kane y remató su actuación con una segunda mitad en la que perdió los estribos del encuentro y se dedicó a señalar cualquier mínimo contacto, desquiciando a jugadores de ambos equipos, especialmente a los futbolistas de la selección holandesa. Lleva sin dar la talla desde el primer partido que arbitró, lo cual parece que no importar en absoluto a la UEFA.

▪️ REPARTO DE TARJETAS: El árbitro alemán mostró tres tarjetas amarillas, algunas de ellas por protestar en los últimos minutos del encuentro debido a su escaso nivel. Además, perdonó otras tantas pese a ser infracciones merecedoras de ella. Tampoco mantuvo un criterio sólido en este aspecto.

▪️ LA POLÉMICA: La acción polémica del encuentro, anteriormente mencionada, se dio en la primera mitad y fue un penalti claro de Dumfries sobre Harry Kane que no apreció al colegiado alemán en directo. Tras acudir al monitor para revisar la acción, señaló el punto de penalti.