Muñiz Ruiz – 5,5

 

▪️ CONTROL DEL PARTIDO: Arbitraje con altibajos de Muñiz Ruiz al frente de la ida de semifinales de Copa del Rey entre Real Mallorca y Real Sociedad. El colegiado gallego, tras una primera mitad medianamente tranquila, tuvo ciertas actitudes con los jugadores que dejaron que desear. Cerró el encuentro repartiendo amarillas por doquier sin control alguno.

▪️ REPARTO DE TARJETAS: Muñiz Ruiz se llevó la mano al bolsillo hasta en cinco ocasiones, más una sexta con el partido finalizado debido a las protestas de los jugadores del Real Mallorca. De la misma forma que en la primera mitad tuvo el talante necesario para coger los estribos del choque, en la segunda se le escaparon poco a poco.

▪️ LA POLÉMICA: La única acción polémica del choque se produjo en la primera mitad, cuando Barrenetxea caía derribado dentro del área tras un toque con Gio. Si bien es cierto que es el jugador del Real Mallorca el que termina derribando al delantero de la Real Sociedad, Barrenetxea, desestabilizado, se mete en la trayectoria del defensor, lo que provoca que terminen chocando. Si Muñiz Ruiz hubiese señalado el penalti en directo, sería difícil despitarlo, pero al no señalarlo en vivo, el VAR decide no entrar.

 

Hernández Hernández – 5,0

 

▪️ CONTROL DEL PARTIDO: Aprobado por los pelos para Hernández Hernández en un Atlético de Madrid – Athletic Club en el que tuvo trabajo y del bueno durante los noventa minutos. El colegiado canario, que tuvo dos buenos aciertos en las área, perdonó una roja directa a Reinildo y se tragó la amarilla, casi naranja, más clara del partido estando a escasos metros de la acción. A su vez, tuvo algún error de apreciación que desconcertó a jugadores de ambos equipos, sin embargo, los dos aciertos en las áreas le dan en aprobado.

▪️ REPARTO DE TARJETAS: Hernández Hernández se llevó al mano al bolsillo en cinco ocasiones y debió hacerlo alguna que otra vez más. Se mostró muy benevolente con las acciones más duras y, por ello, perdonó la roja directa a Reinildo en la acción del penalti que puso al Athletic Club por delante en el marcador. La entrada del jugador mozambiqueño pone en peligro la integridad física de su rival, por lo que debió ver la tarjeta roja. De la misma forma, Griezmann debió ver, como mínimo, la amarilla, tras una entrada al tobillo de Sancet con los tacos por delante.

▪️ LA POLÉMICA: Todas las acciones polémicas del encuentro se sucedieron en las áreas. La primera de ellas, en el área rojiblanca, fue un penalti clarísimo de Reinildo sobre Prados que debió conllevar la tarjeta roja directa por juego brusco grave. Hernández Hernández sí señaló el penalti pero le faltó la tarjeta roja. La segunda acción polémica, ya en la segunda mitad, fue una carga, hombro contra hombro, de Paredes con Griezmann dentro del área. Una acción que no da para penalti. La tercera, que también fue un acierto, fue el penalti señalado a favor del Atlético de Madrid que, tras la revisión del VAR, sería anulado por fuera de juego.